viernes, 23 de junio de 2017

Las Crónicas de los Cazadores de Sombras

En este apartado especial haré una minireseña de cada libro de la saga de Cazadores de Sombras. Prefiero hablar un poco sobre cada volumen de la saga y tener todos los comentarios juntos en una única entrada que iré actualizando, debido a que son muchos libros que tienen muchas conexiones entre sí (obviamente). 

LAS CRÓNICAS DE LOS CAZADORES DE SOMBRAS

Cazadores de Sombras es una franquicia de fantasía joven-adulto escrita por la autora estadounidense Cassandra ClareCada una de las sagas que componen esta franquicia sigue la vida de los cazadores de sombras, guerreros con sangre humana y angelical, mientras se enfrentan a los demonios que amenazan el mundo.

¿De qué se compone esta franquicia?

Estas crónicas están formadas por seis sagas de libros y varias novelas adicionales. Hay que tener cuidado con el orden en el que se leen los libros, pues, a pesar de pertenecer a sagas distintas, pueden contener spoilers (Ej.: Ciudad de Fuego Celestial contiene spoilers del final de Los Orígenes). Hay que leer según la fecha de publicación. Aquí hay una lista de todas las obras (no por orden de lectura, ¡cuidado!):

Cazadores de Sombras (The Mortal Instruments)
  • Ciudad de Hueso 
  • Ciudad de Ceniza 
  • Ciudad de Cristal 
  • Ciudad de los Ángeles Caídos 
  • Ciudad de las Almas Perdidas 
  • Ciudad de Fuego Celestial 

Los Orígenes (The Infernal Devices)
  • Ángel Mecánico 
  • Príncipe Mecánico 
  • Princesa Mecánica

Renacimiento (The Dark Artifices)
  • Lady Midnight 
  • El Señor Oscuro
  • La Reina del Aire y la Oscuridad

Las Últimas Horas (The Last Hours)
  • Cadena de Espinas
  • Cadena de Oro
  • Cadena de Hierro

Los Poderes Malvados (The Wicked Powers) 
  • Sin títulos revelados

Además, hay una serie de novelas extra:
  • Las Crónicas de Bane
  • Historias de la Academia de Cazadores de Sombras
  • Cazadores de Sombras y Subterráneos
  • Las Historias de notables Cazadores de Sombras y Habitantes del Submundo
  • El Códice de los Cazadores de Sombras

Además de otros futuros proyectos no fechados como The Secret Treasons (novela gráfica sobre Valentine Morgenstern, Jocelyn Fairchild y Luke Garroway, y su época en La Clave y El Círculo) y The Eldest Curses (trilogía adulta sobre Malec).

Esta entrada explica el orden más detalladamente. 

Comenzamos con las reseñas (CUIDADO, SPOILERS):

1. Ciudad de Hueso


Ciudad de Hueso es la introducción perfecta para esta saga: cuenta todo el proceso de Clary desde que descubre que puede ver a los cazadores de sombras hasta que comprende que es hija de Valentine. Me encantó empezar a conocer a todos los personajes, pero esta primera toma de contacto con el mundo de Cazadores de Sombras no me impactó en gran medida: el punto fuerte de la obra (cuando Clary y Jace descubren que son "hermanos") lo conocen todos los que se hayan interesado mínimamente por la saga. Aún así, fue genial. 


2. Ciudad de Ceniza


Esta segunda entrega sí que me entusiasmó un poco más porque empecé a ver partes de este mundo fantástico que no conocía: la corte Seelie, los Hijos de la Noche, etc. La inquisidora Herondale se ganó mi más profundo odio durante gran parte del libro, porque me ponía muy nerviosa que se enfocara en Jace cuando Valentine estaba cometiendo tales atrocidades por conseguir la sangre de cuatro subterráneos. Durante este libro se puede empezar a ver a Jace atormentado por la idea de ser el hijo de Valentine y el hermano de Clary, pero la verdadera profundidad de este personaje no llega sino hasta Ciudad de Cristal. La escena final de la batalla en el barco fue una de las composiciones literarias más alucinantes que he podido leer: yo misma pude sentir que el pecho se me encogía mientras los cazadores peleaban contra aquella horda de demonios. Por suerte, Clary y su runa llegan para salvar el día, y cuando lo leí sólo pude pensar: ¡esa es mi chica! Además, la idea de Simon como un vampiro diurno fue muy atrayente porque sabía que causaría problemas entre los subterráneos.

3. Ciudad de Cristal


También llamado: haced las maletas, nos vamos a Idris. No puedo decir lo mucho que me gustó esta tercera parte. El cambio de localización de Nueva York a Alacante le añadió un toque distinto a la historia, fue como si todos los personajes mostraran su otra cara, una más profunda y compleja, ahora que habían regresado al hogar. En este libro Jace me sobrecogió por completo: puedes ver perfectamente lo atormentado que está, lo perseguido que se siente por el fantasma de su padre y por sus sentimientos prohibidos hacia Clary. Ella también me impresionó, pues incluso en el principio de la novela sigue siendo la niña impulsiva que se guía por instintos, y al final se convierte en la salvadora de Idris (me gustó mucho la reacción de sentimientos encontrados que sufre Clary tras la vuelta de su madre). Simon evoluciona hacia un chico mucho más valiente y seguro de sí mismo que en los dos anteriores libros. Sin embrago, lo más potente de este tomo es la aparición de Sebastian/Johnathan: este pequeño psicópata me engañó bien, y no puedo esperar para ver cómo Clary y Jace le patean el trasero. Por último, descubrir la verdadera historia de Jace hizo que por fin todo cobrara sentido y se pudiera disfrutar uno de los mejores finales que he leído (aunque no definitivo, claro está). Sólo una cosa más que añadir: MALEC.

"No has visto nunca una ciudad hasta que no has visto Alacante,
la de las torres de cristal"

4. Ángel Mecánico


Y por fin nos adentramos en la vida de los ancestros de nuestros cazadores de sombras, para lo que nos trasladamos al Londres de 1878. Esta primera entrega de la trilogía de Los Orígenes me ha dejado un poco vacía, a decir verdad. Fue al alcanzar el 60 % del libro, más o menos, cuando la trama me empezó a parecer entretenida. Quizás es porque, al ser el primer tomo, hay muchas preguntas sin respuesta y eso es una de las cosas que menos me gustan en los libros. Tessa me pareció durante la mayor parte del libro un poco sosa, nada parecida a Isabelle o Clary. A Jem lo encontré un poco más conmovedor, con todo el tema de su adicción al Yin Fen y la pérdida de sus padres. Sin embargo, el que más me decepcionó fue Will Herondale: todas las personas que me han hablado de esta trilogía lo han descrito como uno de los mejores personajes, imposible no enamorarse de él, bla bla bla. En este libro, más que enamorarme de él me han entrado ganas de pegarle algún que otro guantazo por ser tan misterioso y borde. Los personajes secundarios tampoco han ayudado mucho: Jessamine, con su egocentrismo por las nubes y su misteriosa forma de ser una nefilim sin runas; Sophie, la cual ha sido la única que ha despertado en mí un sentimiento de cariño; Nathaniel, quien tiene mi odio infinito; y por supuesto Mortmain, quien sí que ha resultado intrigante. Lo que le da agilidad a la novela, en mi opinión, es la trama, no los personajes. A pesar de que no he podido conectar mucho con ellos, la idea de los autómatas y del desconocimiento de los orígenes de Tessa me tienen muy intrigada. Estoy segura de que, a pesar de esta primera impresión, los siguientes dos tomos me van a encantar porque resolverán mis dudas sobre el carácter de los personajes.

5. Ciudad de los Ángeles Caídos


En esta cuarta entrega de The Mortal Instruments, la saga toma una apariencia mucho más madura y oscura. Pensaba que, por una vez, iba a poder disfrutar de esa paz que se respiraba en el final de Ciudad de Cristal. Ver a Clary y Jace como pareja, Simon lidiando con Isabelle y Maia (lo cual no me pareció bien, pero era paz), Magnus y Alec viajando,... pero Cassandra Clare no quiso dejarnos disfrutar de esta sensación de felicidad. A partir del primer sueño de Jace, toda la novela se va transformando en una obra mucho más turbia y adulta que lo que encontramos en Ciudad de Hueso. Los problemas que afrontan los protagonistas no son demonios de carne y hueso (sé que no son de carne y hueso, es una forma de hablar) sino que son problemas psicológicos mucho mas enrevesados derivados de un pequeño acto: la resurrección de Jace. Nunca pensé que traerlo de vuelta a la vida significaría la apertura de su mente para que Lilith y Sebastian se aprovecharan de él. Esta nueva trama me ha atraído muchísimo, pues ahora se trata de luchar contra el espíritu de Sebastian que habita en Jace con el peligro de que, al matar a uno, el otro muera con él. Otra de las tramas que más me gustó en esta entrega fue la culpabilidad que siente Simon por haber mordido a una humana, y su frustración por el rechazo de su madre. También, cómo no, las primeras dudas que le surgen a Alec a cerca de la inmortalidad de Magnus, y cómo afectará eso a su relación. 

Sinceramente, este libro se me ha hecho un poco lento, a pesar de que me lo he terminado en poco tiempo. Más o menos imagino de qué van a ir los dos libros siguientes: de cómo los chicos intentan salvar a Jace. Viendo la longitud de Ciudad de las Almas Perdidas y de Ciudad de Fuego Celestial, tengo la sensación de que ocurre algo parecido a otras sagas: por tener más volúmenes, se aumenta el número de libros innecesariamente, y estos acaban siendo pesados y lentos. Espero equivocarme.

6. Príncipe Mecánico


Me he reconciliado oficialmente con Los Orígenes. A pesar de que el primer libro no me gustó demasiado, esta segunda parte me ha encantado porque la acción y el misterio han estado presentes desde la primera página. Por fin he sido capaz de comprender a Will, y ahora entiendo por qué todos los que leen estos libros se enamoran de él (aunque yo sigo prefiriendo a Jace, pero Will también me gusta). La verdad, este personaje está tan bien construido desde los cimientos que es imposible decir algo malo de él: su trasfondo explica todo lo malo. Jem me ha dado mucha pena en este libro, pues quiere darle a Tessa todo su amor y también sentirse querido, pero es consciente de que le queda poco tiempo. Y Tessa, mi Tessa, cómo se puede ser tan valiente. Me he enamorado completamente de ella en este libro, de su coraje al enfrentarse a Nate y de su lealtad hacia Jem y hacia el Instituto. Por fin Jessamine ha hecho algo más que ser una niñita malcriada, pues a pesar de que les traicionara, al menos su trama ha sido más interesante. Por último, quiero decir que Sophie también es muy valiente a su manera, como un pilar invisible pero fundamental para el mantenimiento del grupo. Creo que este libro supera con creces el anterior, con mucha más intriga (si se puede) y muchos descubrimientos que van esclareciendo poco a poco la historia. Tengo muchas ganas de leer Princesa Mecánica para poder conocer cómo va a ser la vida de Will ahora que se ha librado de la "maldición" y su hermana Cecily ha vuelto, y por supuesto para conocer de una vez por todas el pasado de Tessa y los planes de Mortmain para ella.

7. Ciudad de las Almas Perdidas


Tras leer esta entrega he tenido que retirar los prejuicios que traía del libro anterior. Pensaba que dos libros era algo demasiado extenso para solamente tratase de buscar a Jace. Sin embargo, he entendido lo que la autora quiso hacer: salvar a Jace en este y acabar con Sebastian (espero) en el siguiente. El quinto libro de The Mortal Instruments ha tenido el mismo ritmo de acción e intriga que su antecesor, pero me ha gustado más. Creo que en este tomo los personajes empiezan a darse cuenta realmente de la amenaza que Sebastian supone para el mundo de las sombras y para la vida de todos sus seres queridos, y esto hace que sus acciones tomen rumbos diferentes a lo que veníamos viendo en los anteriores libros. Jace, por supuesto, es alguien completamente distinto: piensas que está actuando como es él realmente aunque esté con Sebastian, pero luego te das cuenta de que no es así, aunque siga siendo sarcástico y romántico. Clary, a pesar de que sigue haciendo lo que ella quiere por salvar a Jace, medita más sus planes y sus movimientos, y lo que sus elecciones supondrán para su familia. El equipo que forman Simon, Izzy, Magnus y Alec ha sido una mezcla heterogénea de personajes completamente distintos que encajan a la perfección, y el sacrificio de Simon de perder la Marca de Caín por Gloriosa me pareció algo muy noble. Pero el personaje que realmente tengo que comentar de este libro es Sebastian: menudo psicópata. Creo que ese deseo que siente por Clary, y el avergonzarla preguntándole por su vida sexual con Jace, no son fruto de que esté loco, vienen por su falta de cariño en la infancia. Jocelyn lo "abandonó" y Valentine lo maltrató, lo que ha hecho que eche en falta no sólo una figura paterna, sino simplemente alguien a quien querer. Eso es lo que le ha transformado en el demonio que es. Estoy deseando saber cómo van a acabar con Sebastian y cómo van a librar a Jace del fuego celestial, pero algo de lo que tengo también muchas ganas es de conocer el pasado de Magnus y saber por qué no dice quién es su padre.

8. Princesa Mecánica


Perfecto. Así de simple. Es cierto que podría dejar como reseña esa palabra únicamente y que tú, lector, descubrieras el por qué. Sin embargo, no lo voy a hacer, porque hay demasiadas cosas de las que quiero hablar, así que intentaré ser breve. Sin duda este es mi libro favorito de la trilogía, en el que puedes ver el cambio radical experimentado por los personajes a medida que ha avanzado la saga. 

La verdad, nunca he sido muy fan de los triángulos amorosos. Es decir, no puedes estar enamorado de dos personas a la vez, siempre habrá una a quien quieras más. Pues bien, Cassandra Clare, una vez más, ha roto mis esquemas. La relación que existe entre Will, Tessa y Jem no es un simple capricho de la protagonista porque se niegue a elegir a uno. Cuesta incluso explicarlo con palabras, pues no lo entiendes perfectamente a no ser que hayas leído la saga, pero puedo asegurar que no se trata de ningún triángulo amoroso corriente: el amor que se profesan entre ellos tres va más allá de una simple atracción, se aprecian y sienten lo que los otros sienten. No pueden amar a uno por encima del resto, pues los tres son piezas que, sólo si están juntas, forman el puzzle completo. El desarrollo de esa relación a lo largo de la novela tiene su punto culminante cuando Jem elige que Will salve a Tessa en lugar de acompañarle en su lecho de muerte. El viaje de Will hacia Gales llena de impaciencia y esperanza al lector, que ve satisfechos sus deseos cuando Will llega por fin a Cadair Idris y encuentra a Tessa en la gruta (un diez a la escena de amor, por cierto). Lo que no te esperas en absoluto es la vuelta de Jem de entre los muertos convertido en el hermano Zachariah, pero a la vez sabes que tiene sentido porque en Ciudad de las Almas Perdidas es este Hermano Silencioso quien se muestra deseoso de salvar a Jace (ya que es descendiente de Will). 

Finalmente, el epílogo ha destrozado mi corazoncito y lo ha lanzado al Támesis. No pude evitar que se me escaparan las lágrimas mientras Tessa relataba su vida de casada con Will y el día de su muerte, cuando los hijos y nietos de la pareja, sus amigos, sus sobrinos y, cómo no, Jem, se reúnen para despedirse por última vez del querido Herondale. Por si eso no bastara, el reencuentro de Jem y Tessa en el Puente Blackfriars 130 años después ha constituido un final épico para una de las mejores trilogías que he tenido la oportunidad de leer.

9. Ciudad de Fuego Celestial


Oh Dios mío. Tengo que retirar completamente lo que dije un par de comentarios atrás, sobre que creía que los dos últimos libros se iban a hacer pesados. Ha sido completamente lo contrario, y esta última entrega de The Mortal Instruments ha puesto el broche de oro a una de las mejores sagas que he leído. Es increíble ver cómo los personajes empezaron en Ciudad de Hueso como unos jóvenes dispuestos a todo por acabar con Valentine y su coraje les ha llevado a enfrentarse a algo mucho más grande que ellos, lo que los ha llevado al mismísimo Infierno.

Clary ha reafirmado su puesto entre una de mis protagonistas favoritas. Sí, puede que tome decisiones a lo largo de la saga con las que yo no estoy de acuerdo, pero en este último tomo toca la cúspide de su valentía y su determinación. Lo que me encanta de Clary es que ni de lejos muestra sólo coraje, sino que también expresa su tristeza porque nunca llegará a tener ese hermano que le arrebataron. La escena en la que Clary esparce las cenizas de Jonathan en el Lago Lyn te llega al corazón, pues ella sabe que no está despidiéndose de un demonio, sino de su hermano cazador de sombras. Jace es otro de mis favoritos en este libro: deja caer la última barrera que ocultaba sus sentimientos y se abre por completo a Clary y sus amigos, dejando claro que su chica le ha convertido en la mejor versión de sí mismo y que sin su amor no habría sido posible experimentar ese cambio (awwww qué bonito). Isabelle... bueno, tengo demasiadas cosas que decir sobre ella. Me parece increíble el cambio que experimenta desde el primer libro hasta el último: deja de intentar aparentar que no le importa nada y por fin se permite llorar y expresar sus emociones libremente. Bravo. Simon por supuesto es otro de mis favoritos, pues el sacrificarse por sus amigos para que puedan salir de Edom sabiendo que no les recordará ha sido el acto más valiente, leal y generoso que he leído. Me alegraron mucho las últimas escenas de la boda cuando se ve que recuerda vagamente algunas cosas del mundo de las sombras. Y por supuesto, Alec y Magnus. Magnus me ha encantado porque por fin ha sido capaz de abrirse a Alec por completo y sacar a relucir cosas de su pasado, lo que creo que le ayudará a aceptar la mortalidad del chico. Y Alec... el nivel de sarcasmo de este chico en la novela es alarmante, no pude parar de reír. Lo que me gustó mucho de esta nueva cara de Alec es que para nada intentaba ser gracioso (aunque lo era), sino que intentaba lidiar con la desaparición de Magnus. He seguido odiando a Sebastian, pero creo que, como todos, he podido perdonar a Jonathan. Cuando la espada absorbe todo lo malo que hay en él y queda ese chico moribundo de ojos verdes, finalmente comprendes la vida que podría haber tenido si la ambición de Valentine no se hubiera cruzado en su camino.

Los nuevos personajes introducidos, como los Blackthorn o Emma Carstairs, son los protagonistas de The Dark Artifices y no puedo esperar para leer sobre ellos como adolescentes, enfrentándose a sus propios problemas como la resolución de la muerte de los padres de Emma. Por último, la reunión entre Clary y Tessa en la boda fue el choque de los mundos de Cazadores de Sombras y Los Orígenes, y fue un punto y final perfecto para la saga.

10. Las Crónicas de Magnus Bane


Lo que realmente pasó en Perú: me ha parecido un relato divertido como introducción, pero nada más. No tiene una trama interesante, simplemente vemos a Magnus volviéndose un poco loco en el país sudamericano (y pillándose la mayor borrachera de la historia). Además, no resuelve la duda por la que tenía ganas de leerlo: por qué Magnus tiene prohibida la entrada en Perú.

La reina fugitiva: este relato sí me ha gustado más, ¡Magnus participó en la Revolución Francesa! La verdad es que ha sido divertido y a la vez interesante imaginarme al Magnus que todos conocemos con pelucas empolvadas y trajes ostentosos, viajando por París en un globo invisible con María Antonieta. Bravo.

Vampiros, pastelitos y Edmund Herondale: ¡sí, por fin un Herondale reaparece! Me encantó este relato porque pudimos conocer de primera mano aquello que sólo nos habían contado por encima en Los Orígenes: cómo se conocieron el padre y la madre de Will y por qué él decidió dejar la Clave. Me pareció muy bonito que fuera Magnus quien conoció a Edmund y que, años después, también ayudara a su hijo. Además, vemos el mundo antiguo de los cazadores de sombras en el que el racismo contra los subterráneos está muy presente y más arraigado que en la época de Clary y Jace.

El heredero de la medianoche: las autoras de este libro no nos presentaron sólo a un Herondale, sino a dos. Por fin pudimos conocer al hijo de Tessa y Will, James, que parece un calco de su padre. Sin embargo, hay aspectos de Will que no veo en él: su padre no era tan autodestructivo. Una vez más es Magnus quien ayuda a la siguiente generación de Herondales y yo no podría estar más contenta.

El auge del Hotel Dumort: es interesante ver la vida de Magnus durante los periodos históricos donde ocurrieron acontecimientos destacados. En este caso, vemos a Magnus conviviendo con la conocida Ley Seca, durante la cual regenta un club clandestino en el que los mundanos pueden beber alcohol libremente. Cuando una joven vampira y Aldous Nix, el Gran Brujo de Manhattan, avisan a Magnus de que algo grande está a punto de poner el mundo patas arriba, él no les hace caso, pero pronto ve que estaban en lo cierto: el Crac del 29 estalla y hunde la economía. A su vez, el viejo Aldous abre un portal al Vacío y regresa así a Pandemónium, la ciudad de los demonios, pero Magnus decide no seguirle. Es aquí cuando el brujo se da cuenta de lo loco que puede volver a alguien la inmortalidad.

Salvar a Raphael Santiago: por fin he podido conocer la historia detrás de Magnus y Rafael. Se exponen trazos de una relación muy estrecha entre ellos en Ciudad de Fuego Celestial, y se explica que esta relación surgió cuando Magnus ayudó a Rafael a sobrevivir tras su transformación, pero no cuenta nada más. En este relato se puede comprobar la gran determinación de Rafael para poder ocultar su condición a su familia, y el gran apoyo que Magnus le dio dejándole vivir con él y acompañándolo a cementerios para poder ser inmune a los lugares sagrados.

La caída del Hotel Dumort: esta historia es una de las más duras porque, a pesar de estar ambientada en los últimos años de los 70, trata un tema muy actual: la adicción a las drogas. Los vampiros del clan de Camille están asesinando a gente a un ritmo alarmante y parecen enfermos, pero nadie sabe por qué. Finalmente, Magnus descubre que están ingiriendo sangre de personas cuando estas están drogadas, y los efectos de los estupefacientes afectan también a los vampiros. Ver a Magnus lidiar con la caída en desgracia de Camille se compara con todos los familiares y amigos que ven a sus seres queridos caer presos de la adicción, por lo que creo que este relato tiene un mensaje muy potente e importante.

¿Qué comprarle a un cazador de sombras que tiene de todo? (y con el que, de todas formas, no estás saliendo oficialmente): sólo por el título, este relato ya me gusta. La verdad es que es muy divertido e interesante leer historias frescas y sencillas sobre lo que hay detrás de Malec, sus inicios y lo que no nos contaron en la saga principal. Concretamente, ver a Magnus preocupado simplemente por un regalo, siendo el Gran Brujo de Brooklyn, es una situación desternillante. Además, el hechizo que realiza en el látigo de Izzy porque sabe que no hay mejor regalo para Alec que la protección de su hermana me pareció un detalle de lo más romántico y bonito.

La última batalla del Instituto de Nueva York: sin duda, mi relato favorito. Me ha encogido el corazón ver a todos esos personajes que conozco como adultos siendo adolescentes, en la época en la que eran psicópatas radicales. La batalla de Magnus y los Whitelaw contra el Círculo ha sido un momento que no se conocía por los libros principales y que es realmente importante, porque muestra el enfrentamiento de hermanos contra hermanos. Además, ha sido muy interesante leer el momento en el que Jocelyn acudió a Magnus por primera vez, y cómo reaccionó no solo él, sino también Tessa. El discurso que la bruja le da a Jocelyn sobre cómo Will y ella habían querido crear un mundo mejor y ellos con su radicalidad lo habían destruido llega al corazón de cualquiera. Una ola para Theresa Gray, señores.

El curso del amor verdadero (y las primeras citas): imagínate cómo iría la peor cita de la historia. ¿Lo tienes? Bien, ahora multiplica ese fracaso por 10 y obtendrás la primera cita de Magnus y Alec. En serio, nada podría ir peor. Entre la camiseta que Magnus presta a Alec, el rap pervertido del metro, el ladrón que resulta ser majete, la caza talentos, el bar de subterráneos y el ex medio hada de Magnus, parecía que todo iba de culo, cuesta abajo y sin frenos. Sin embargo, la llamada de Catarina arregla sorprendentemente las cosas, y Magnus puede ver el trato que Alec dispensa a la chica loba, muy diferente a como le han venido tratando los cazadores de sombras a lo largo de los años. Una mezcla perfecta de comedia, comprensión y romance.

El buzón de voz de Magnus Bane: también llamado "Isabelle Lightwood, acosadora profesional". No me he podido reír más con las reacciones de todos los amigos de Alec ante la ruptura. La que me ha parecido más tierna ha sido Clary, que por lo menos le ha preguntado qué tal estaba. Pero sin duda la mejor ha sido Isabelle, que pasa por distintas fases de persuasión: primero le dice que si deja a Alec, ningún otro Lightwood guaperas se le acercara; luego prosigue diciendo que Iglesia y Presidente Miau están enamorados (en serio, casi lloro de la risa); continua queriendo echar la puerta abajo; chantajea a Simon para que también llame y finaliza disculpándose pero diciendo que cualquiera que ha tenido el valor para dejar a un Lightwood ha tenido que lidiar con su furia. Una ola a esta chica, por favor.

11. Historias de la Academia de los Cazadores de Sombras


Bienvenidos a la Academia de Cazadores de Sombras: también llamado "Esta escuela es una ruina". La verdad, fue gracioso leer los problemas con las zarigüeyas o la falta de comida y personal ocurriendo en una institución tan ancestral y tan respetada. A parte de esto, podemos ver cómo Simon se está enfrentando a los problemas de no recordar nada, y se siente mal por no poder ser aquel héroe que todos recuerdan, y que a él le parece una persona completamente distinta. Tengo que decir que en el momento en el que Simon se enfrenta a sus compañeros para que dejen de creerse tan superiores y luego se traslada con los mundanos me dieron ganas hacerle la ola. ¡Bravo!

El Herondale perdido: vaya, con que hay otro Herondale vagando por el mundo... otro peligro para la humanidad y para los nervios de los que se lo encuentren. Encontré muy valiente el riesgo que corrió Catarina al criar sola a un niño nefilim y ocultarlo de la Clave y del mundo de las sombras. Demuestra, una vez más, el gran personaje que es.

El demonio de Whitechapel: una de las cosas que más me gustaron de Las Crónicas de Magnus Bane fue la mezcla del mundo de las sombras con acontecimientos importantes de la historia mundana. En este relato volvemos a leer algo así, y se trata nada menos de la historia de Jack el Destripador, el sanguinario asesino que aterrorizó Londres en a finales del siglo XIX. Cómo no, fueron nuestros queridos protagonistas de Los Orígenes quienes acabaron con él. Ha sido muy divertido leer a Will, Tessa, Cecily y Gabriel como padres, así como ver a Jessamine protegiendo por fin a los suyos.

Nada más que sombras: seguimos con el problema de la distinción entre mundanos y cazadores de sombras en la Academia. Simon está harto de los aires de superioridad de los hijos de nefilim, y para calmarle un poco Catarina le cuenta una historia. El protagonista es nada más y nada menos que James Herondale, el hijo de Will y Tessa. Me ha gustado ver una parte de James que no fuera la que vimos en El heredero de medianoche, donde era un temerario y atormentado adolescente. Aquí vemos los problemas a los que se tuvo que enfrentar en la Academia por tener sangre de demonio en sus venas, y cómo a pesar de todo consiguió un parabatai: Matthew Fairchild. Esta historia ayuda a Simon a no centrarse en los hijos de nefilim, sino a alegrarse porque tiene amigos mundanos, y eso es lo único que importa.

El mal que amamos: este relato se me ha hecho un poco lento. La historia presente, con Isabelle liándola en la Academia para dar una lección a los alumnos, sí que me ha parecido entretenida (porque pensaba que Izzy se estaba volviendo loca). Sin embargo, la historia de 1984 no me ha atraído. Sé que está bien ver cómo eran los adultos de esta saga de adolescentes y qué les llevó a ser parte del Círculo, pero Robert Lightwood no me caía bien desde hace bastante y no he podido perdonarle a pesar de leer su historia completa.

Reyes y príncipes pálidos: este sí me ha gustado. La verdad, coincido con Simon e Izzy en que la manera en la que la Clave trata a Helen Blackthorn no es para nada justa: que un grupo de radicales se aliaran con Sebastian no quiere decir que todo el que tenga sangre de hada sea un traidor, y menos Mark y Helen (además, si los nefilim siempre alardean de que la sangre de ángel prevalece en los mestizos, ¿por qué castigarles por su sangre mágica?). Me ha encantado cómo la chica muestra el miedo que tiene a que su propia sangre le traicione, y arrastrar a Aline a una vida desgraciada, y cómo Simon la anima explicándole que la sangre no nos determina. También ha estado bien ver la otra cara de la historia de Andrew Blackthorn: la madre de Mark y Helen realmente lo amaba, pero tuvo que dejarle ir porque sabía que él no soportaría traicionar a su hermano. Porque así es como aman las hadas. Por supuesto, el otro gran punto de la historia se puede resumir en cinco letras: SIZZY (que ya era hora).

Sabor amargo: no me esperaba ver a Mark Blackthorn de regreso, y su aparición ha dejado mucho más claro que los cazadores de sombras no siempre están en lo correcto. Ahora Mark cabalga con la cacería salvaje, y aunque se ha sentido abandonado por los nefilim, ayuda a Simon e Izzy a escapar. Creo que eso es una prueba suficiente de que la sangre de hada no significa sangre de traidores. Por supuesto, también me ha encantado ver la boda de Helen y Aline, y poder disfrutar de un momento de felicidad a pesar de su destierro. Cada vez se hace más patente la gran labor de Julian como "padre" de sus hermanos, y eso es algo que espero descubrir más profundamente en Lady Midnight.

La prueba de fuego: el vínculo que une a Simon y Clary se hace más visible que nunca al pasar por la "prueba del agua": Magnus, Catarina y Jem dan a los dos jóvenes agua del Lago Lyn sin que ellos lo sepan, lo que les provoca alucinaciones en las que ven al otro en peligro y deciden salvarlo por encima de todo. Me ha encantado lo preocupado que se sentía Simon cuando vio a Clary en medio del East River, y cómo más tarde, en la ceremonia de parabatai de Julian y Emma, es capaz de recordar el verdadero primer momento en el que vio a Jace.

Nacido para la noche eterna: uno de mis favoritos, sin duda. Este relato es todo ternura y no hay nada en él que no me haya gustado. Que Magnus no se vea capaz de criar a un bebé porque nunca se le había pasado por la cabeza, pero acabar aceptando al niño porque ve lo mucho que significa para Alec, es lo que llamo una evolución de personaje. Creo que tanto para Magnus como para todos los Lightwood este bebé significa el comienzo de un nuevo periodo: dejar atrás los horrores de la guerra e intentar rehacer sus vidas. Lo mejor, claro, es que el primer retoño Lightwood-Bane lleve el nombre de aquel niño tan querido que nunca pudo crecer: Max.

Los ángeles descienden dos veces: llega el esperado momento, la ceremonia de Ascensión. Simon está emocionado, pero también tiene miedo porque existe la posibilidad de que no sobreviva al beber de la Copa Mortal. Realmente comprendes el miedo que tiene Simon y su necesidad de despedirse de los suyos, así como de dejar las cosas claras con Isabelle y declararle definitivamente su amor. El día siguiente llega y Simon lo consigue: se convierte en nefilim, y con ello recupera todos sus recuerdos perdidos. Me sentí muy feliz al ver que Simon recordaba todos los momentos importantes de su vida con los cazadores de sombras, pero esa felicidad no me duró mucho porque Cassandra Clare hizo algo muy cruel que no voy a decir porque sería demasiado spoiler (por qué, Cassie, por qué). No obstante, me pareció una bonita decisión por parte de Simon elegir como su nuevo apellido "Lovelace", porque así George y él siempre serán hermanos.

12. Lady Midnight


Si alguien se esperaba algo parecido a The Mortal Instruments, siento decir que sus deseos no se van a ver cumplidos. El primer libro de The Dark Artifices mantiene su conexión con la hexalogía previa, pero sus personajes y su trama se alejan completamente de todo lo que hemos leído hasta ahora. Nos situamos cinco años después de los hechos de Ciudad de Fuego Celestial, y Emma Carstairs ya no es una niña de 12 años, sino que a sus 17 va en camino de convertirse en la mejor cazadora de sombras de su generación. La venganza por el asesinato de sus padres, por el cual no culpa a Sebastian Morgenstern, es el centro de su vida. Me he encontrado con una protagonista muy diferente a Clary o Tessa: es arrolladora, sin pelos en la lengua y no está asustada del peligro. Sin embargo, hay algo que tiene en común con las otras dos protagonistas: daría su vida por aquellos a los que ama. Emma es un personaje con el que conectas rápidamente porque sientes su sufrimiento por el asesinato impune de sus padres, además su miedo a sus nuevos sentimientos por Julian. Hablando de este, es uno de los personajes masculinos más oscuros y complejos que he visto. Sí, en Cazadores de Sombras veíamos a un Jace atormentado por Valentine y Sebastian, pero en este caso vemos a un chico que entiende las mentiras y las cargas como una parte esencial de su vida. No le importa tener más peso sobre los hombros si eso significa que los problemas no van a afectar a sus hermanos o a Emma, lo cual hace que la "maldad" y la bondad se mezclen a partes iguales en su persona. Este libro también ha sido interesante porque nunca antes había visto a niños cazadores de sombras en acción además de a Max Lightwood. Livvy, Dru y Tavvy me han parecido adorables, pero si hay uno que me ha conquistado ha sido Ty. Este chico, claramente basado en las personas que padecen autismo, quiere convertirse en centurión y sentirse útil, pero Julian sabe que en cuanto salga del Instituto se le echarán encima por no entrar en los moldes de la Clave. Aún así, es valiente y ama a su familia.

Por otro lado tenemos a Mark, que vuelve completamente atormentado e inadaptado de la Cacería Salvaje. Todo el proceso desde que comprende que no está alucinando hasta que empieza a reconocer a sus hermanos y a adaptarse de nuevo a la vida de nefilim parece reflejar el crecimiento acelerado de un niño, lo cual es triste y a la vez bonito de observar. Otro de mis personajes favoritos ha sido Cristina, y me hubiera gustado leer la versión en inglés para poder apreciar mejor los momentos en los que habla en español.

La trama de esta novela, aunque un poco confusa al principio, ha sido una de las más trabajadas de toda la saga. Me duele admitir que nunca sospeché de Malcom, pero a pesar de que no me cae bien, no puedo evitar sentir pena por él y Annabel (cuyo epílogo, por cierto, me ha dejado muy intrigada). Ahora que en teoría Malcom está muerto, no sé cuál va a ser la trama de Lord of Shadows, pero estoy deseando leerlo. Otra de las tramas paralelas que más me ha gustado ha sido la de la faceta de Julian como padre y hermano al mismo tiempo, como alguien que no puede disfrutar de su juventud ni de sus hermanos porque tiene que actuar con autoridad. También toda su historia con Emma y sus prohibiciones por ser parabatai me han partido el alma. Durante todo el libro me han encantado las menciones a Clary y Jace, a quienes los chicos tiene como modelos a seguir, y su aparición estelar al final me ha hecho muy feliz (y mucho más al saber que veían de la fiesta de compromiso) Por último, el descubrimiento que quién es ese Herondale que vaga por el mundo y del que ya teníamos pistas por El Herondale perdido ha sido la guinda del pastel de esta primera entrega de la trilogía.

Esperando para...



4 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    No es que sea super fan de esta saga, pero reconozco que los primeros libros me gustaron mucho. Creo que mi favorito fue el primero, porque es el que más me enganchó. En mi opinión se debería haber quedado en tres o cuatro libros, porque la alargaron demasiado para mi gusto, y acabó siendo un poco cansina. Sin embargo la trilogía los orígenes es muy buena. Mucho mejor que la saga principal.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    No soy mega fan de la saga, de hecho solo amo los orígenes y las crónicas de Magnus Bane porque, sinceramente, ¿Quién no ama a Magnus Bane?

    ¡Saludos!

    PD: Vengo de la iniciativa seamos seguidores y ya te sigo, te invito a visitarme ;D

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo cuando era super mega fan de esta saga. Leí el primer libro por allá por el 2008/2009. Lamentablemente siento que la han explota, principalmente la misma Cassandra. Igual seguiré amando a Jace por la eternidad xD
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que está muy explotada. Ah pero Jace XD

      Eliminar